LOS PRE- (parte I)

Los PRE-ámbulos

Esa época a.C. (antes de… la Criatura cagona) -para mi extensa audiencia anglófona, in english  b. C. (before crap creature)- en la que suceden cosas, a saber:

.- Ese instante suspendido en el tiempo en que todo lo que viene a tu virginal mente sobre maternidad (¿Virgiqué?… ejem nena … a nuestra edad y con el tema que nos ocupa entre manos ya de eso poquito) es idílico, almibarado, acolchado… fruto sin duda de la bendita ignorancia, que es muy osada, y de que duermes (aún, bendita) como un lirón careto…

.- Sí, amigas. Qué treintañera no ha sentido esa helada respiración en la nuca que en plena boda-de-la-prima-la-del-barrio notas que se aproxima y suelta a los convenientes decibelios:  “-¿Qué… y tú no vas a tener hijos?” (y ahora viene la estupenda… la estupenda frase que siendo una, una valenciana de paella de pollo y conejo y no esos sacrilegios que hay por ahí, te llega al alma) “-¡Que se te va a pasar el arroz!” ¬ ¬ (maldita vieja…¡castigada sin ver ‘Sálvame’!)

.- Los encuentros. digamos, lúdico-festivos con tu partenaire (soy multilingüe ¡qué pasa!) volviéndose ¿arrebatadores?… ¿chispeantes?… Pues más bien, maja, insomnes y pendientes de cosas tales… como días fértiles, ciclos y temperaturas basales!

Los PRE-téritos

¡Esos tiempos pasados! A juicio de cada un@ queda si fueron mejores o no. Yo no puedo evitarlo, ese famoso pretérito imperfecto de indicativo del verbo SER me acompaña desde que entró en escena pequePez , me convierto en una viejuna cada vez que lo suelto pero: ¡Con lo que yo ERA!

Es cierto, amiguit@s! Yo antes tenía memoria, las uñas decentes, el pelo alisado, los armarios con la ropa dentro, la cañita los domingos fuera…

Lo que no tenía era un bló, claro… y la cosa más maravillosa de este mundo durmiendo aquí a mi vera, panza arriba, mientras les escribo… snif… ternurismo ^_^

Los PRE-parativos

Ese momentazo preparando la llegada de tu cachorrill@, que hace tanta ilusión, que nos llena de gozo!… pero que nos vacía los bolsillos. No digo que no compren nada, pero sí que lo guarden para lo que de verdad nos guste y que suele costar un riñón… el cual, te recuerdo, necesitas para filtrar el café o similares que te harán ser persona los próximos meses…

No lo inviertan en cosas que NOoooo-hacen-falta, se lo digo yo.  Reduzcan-Reutilicen-Reciclen (¡ya está la hippie!) pequePez reutilizó-heredó:

·carro/cuco/maxi-coxi

·cuna

·bañera

·ropa de dos primas (¡guapas!)

·esterilizador

·juguetes

·la hamaca (comprada de segunda mano, madera y negro, 20 euritos y como nueva)

Pero pequePez malgastó en (que sí, que no somos perfectas) una mochila, pero tiene arreglo porque la elegida es de lo último del mercado y su diseño es muy ergonómico, eso sí,  y servirá para cuando más pronto que tarde venga un protozoo a destronarla del pañuelo de porteo con anillas y ella pase a la susodicha, sobre todo en salidas de los cuatro en transporte público (hostil con la maternidad y los bebés total)  o en viajes…

Su Sr. Padre es la que ha usado un par de veces o tres.  Con el pañuelo no se debe ver…

Cuánto daño hizo Locomía al mundo del abanico, las telas vaporosas y los pañuelismos en las mentes masculinas… ¡Malditos ’80!…

(Continuará…)

Anuncios

3 pensamientos en “LOS PRE- (parte I)

  1. Pingback: El 8J… a lo rancio | Había una Pez

¿No te callas ni debajo del agua? Éste es tu momento...escríbe aquí! (y alégrame el día ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s