‘Almendrita shape’

En mi laboratorio submarino, a veces, me da por experimentar llevándome a mí o a los seres que me rodean a una espiral de ensayo-error… Normalmente las conclusiones son absurdas y/o carentes de un ápice de interés fuera de esta pecera… Peeeeero en contados casos llego a conclusiones con su poquito de sentío común y es entonces cuando me embarga la felicidad (no son habituales, háganse cargo) y noto una irrefrenable necesidad de compartirlas con el mundo (lo siento, es mi Superego alterado ¿la privación de sueño+ privación de relaciones sociales-laborales?… háganse cargo).

Aquí puede verse la ‘colección’ de cucharas con la que cuenta pequePez, unas compradas, alguna regalada y otras heredadas:

Cucharas a

Las hay de las archiconocidas que todo el mundo puede reconocer -para l@s preparto la verde inmensa central (todavía no he visto hogar con niños o nietos que no las tenga en variados colores)-, de firma famosa y carilla, de las baratejas… Pero resumiendo las puedo dividir en dos: Cuchara redonda vs. ‘Almendrita shape’…

Cucharas b

Hondas y anchas o las almendradas

Yo, en mi infinito tiempo entre estas paredes he comprobado, corroborado, diría más me he congratulado en llegar a la conclusión que las más estrechas son con las que más a gusto comen los bebés pequeños (las hondas ayudarán en el momento Sopa, claro está).

Piénsenlo ¿les gustaría pasar, tras meses y meses de tierna succión del pecho materno (o suaves tetinas, sirve igual) al maravilloso mundo de la Alimentación Complementaria ensanchando la escala de su pequeboca con algo del tamaño de una espumadera? pequePez siempre ha comido rebién pero ha habido épocas… en que le iba como que mal la función intestinal… (toma eufemismo). Que levante la mano el que no haya puesto alguna vez, para que coman, las canciones del infinitesimal Cantajuegos… que nos conocemos… y si yo quería que la nena retuviera algo en el cuerpo no podía pretender usar, de entre todas las cucharas, las que permitieran meterle el mismísimo DVD entre las comisuras! Angelic@!

Cucharas c

Concretando, mi gran experimento experimental pretende dejar expuesto que:

  1. El bebé, en adelante el Sujeto -bueno aquí en concreto la Sujeta- tiene predilección por la cuchara de la derecha de la imagen.
  2. La Empresa -infinita, colosal, titánica- de dar de comer al bebé inapetente, esa especie que abunda sin compasión, siempre presentará un ERE (embutir rozando el empacho)  por parte de ese adulto/a traumatizado por su enfermera pediátrica o pediatra, obsesionados tod@s ell@s con percentiles y curvas de peso.
  3. Deberá agenciarse para una digna salud mental una cuchara estrecha, en adelante ‘Almendrita shape’, aunque no recoja ingentes cantidades de alimento (ninguna será suficiente en opinión de la madre/suegra ¡¡por dios no las escuchen!! que les intentarán llevar al lado oscuroooo  “-Pero si eso no llena ná… a ti te crié yo con la cuchara-de-la-cubertería-buena-de-la-bisabuela! Ahora es que sois unos flojos!)

No desaprovechen mi infinita bondad al compartir… EL HALLAZGO!

Éstas de abajo las conseguí en unos saldos de una empresa nórdica requetepopular que las descatalogaba por 0’79€ (escasismo del bueno).

Cucharas d

Pero no desfallezcan, busquen y rebusquen, una cucharita así les facilitará la vida, háganlo aunque sea… por higiene mental ¡¡dejen de escuchar los Cantajuegos, hombre por favor, que tienen ya una edad!!

Anuncios

4 pensamientos en “‘Almendrita shape’

  1. coincido en la forma de la cuchara…y por sobretodo de las estrechas y con algo de profundidad…yo he traído unas de los boots de made in ingland y la verdad salieron geniales, las seguimos usando para los petits que el fomato es pequeño para meter una cuchara normal, además que tengan algo de anatómico para que ellos ya con sus 12 mesesitos comiencen a poder manipularlas …en fin , como hay un zapato para cada pie, hay una cuchara para cada boquita de pez !!!!!!!!!!!!! a DESCUBRIRLAS …y sino a escuchar el consejo de esta mamá pez…hasta la próxima glup glup !!!! o plaff plaff !!!!!!!!!!!!!!o miammm miammm ….bye !!!!

    Me gusta

  2. Pingback: De pañales… y otros males | Había una Pez

¿No te callas ni debajo del agua? Éste es tu momento...escríbe aquí! (y alégrame el día ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s