Nunca subestimen el poder de una tapa

Tengo un mini jardín o mini patio, llámenlo como quieran según la idiosincrasia regional en la que habiten.

Piedras blancas, madera y brotes de bambú… sólo me falta el oso panda que se lo coma para sentirme en la China mandarina.

Pues esa tranquilidad Zen, de colores neutros y líneas depuradas, este año se acaba de truncar ligeramente. Porque este finde… ha sido instalada oficialmente… la PISCINA CON TAPA.

Piscina pez

Vean la lavanda amenaZante queriendo ensuciar la piscina infantil…¡JA!

¡Un descubriminto, señores! Las hojas, la fauna bichil y demás objetos voladores se topan con el plástico redentor y aquí paz y después gloria -sobre todo para los insectos suicidas piscineros que, al parecer, no perecen!

No la compré adrede con cobertura, la verdad: en pleno aprovisionamiento semanal de hipermercado la escogí al tun tun, bueno miento, la escogí verde entre 3 colores (rosa o azul o… verde) aconsejada por la Yayísima que estaba de visita (“-Se mimetiza con el entorno, nena”). Ni me di cuenta de que tenía plastiquete protector, nada de: “Ay que caló que caló que tengo//que lista soy//y que tino tengo…” -¡Ésta!”

Pero ahora que veo sus bondades la recomiendo. La tapa es bella! Por cierto, bonito debate el de las tapas en el seno familiar, ya lo estoy viendo: una tarde de esas tontas que no saben qué hacer cientos de parejas dialogando sobre las maravillas de enroscar la tapa de la pasta de dientes y la no menos beneficiosa costumbre de levantar (¡y volver a bajar, jesús!)… la tapa de WC!

A Sr. Padre casi le da un síncope cuando vió el color, todo lo que no sea negro (o sus derivados) le produce urticarias varias. Yo intento convencerle de que esta piscina divina no es verde moco, que es verde… bambú… Sólo llevamos dos días de verano, de aquí a tres meses que quedan lo consigo. Si no tendré el consuelo de que, como es hiperperfeccionista, ha dado el visto bueno a la tapa del nuevo objeto jardinero (ni qué decir tiene que con el resto de tapas domésticas tiene también fijación, o sea, que las deja fijas en su sitio para mi alegría)… Así que nuestra peZera ha vuelto a la calma Zen. Ya ven…

Nunca subestimen el poder de una tapa.

tapa escudo

Anuncios

8 pensamientos en “Nunca subestimen el poder de una tapa

  1. Bendita tapa, sí señor! Yo tengo una variación…sabes esa mosquitera que viene con la cuna de viaje? Yo nunca jamás de los jamases la había usado…pues el verano pasado se me encendió la bombilla y me dio por ponerla para proteger la mini-pisci de mis gemelos. Todo un hallazgo! :)

    Me gusta

  2. Me paso por tu casa o es ¿pecera? a saludar. Voy a cotorrear un poco por ella, pero intuyo que me va a gustar…
    Respecto a la tapa, no te imaginas el efecto microondas que produce el tenerla puesta, si le da mucho el sol a la piscina, antes de meter al niño prueba cómo está el agua, puede llegar a calentarse bajo la tapa muchíiiisimo.

    Me gusta

    • Hola! Gracias por pasar!!
      Pues a ver si es verdad:
      1) Que se calienta un poco el agua porque la pobre lleva dos días con la piel de gallinica, eso sí braceando como la que más! Es de agua, eso está claro ;)
      2) Que te gusta nuestro rinconZito
      Bss

      Me gusta

  3. Ains, con lo de moda que están este verano los colores flúor, déjale a tu marío cualquier artículo de la vogue y ya verás como le parece lo más. Para mí un lujazo poder disfrutar de una piscinita, menudo verano me espera en los madriles….A broncearse toca!!!

    Me gusta

¿No te callas ni debajo del agua? Éste es tu momento...escríbe aquí! (y alégrame el día ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s