Ñam Ñam hasta los 6 meses

Nuestra realidad –de lo que puedo hablar con conocimiento de causa y si te sirve de precedente- fue la lactancia materna exclusiva a demanda (siguió después con complementaria hasta los 13 meses). Eso sí, no exenta de peculiares particularidades…

A la semana de llegar a casa empezó a regurgitar a base de bien (…bien perdidito todo, hija) y de mala manera (…mala me ponía pensando: Que no retenía nada, que no ganaría peso, que no comía suficiente… que os suena, a que sí? ;) Pero pronto pasó a ser vómito con fuerZa: la única veZ que hemos ido a urgencias fue con 23 días y por riesgo de deshidratación, no retenía ninguna de las tomas y presentaba una distensión abdominal que ni Falete…

Su carita empezó a presentar una erupción en frente y mejillas que auguraba una gran P de picorrrrr… Y yo, que aunque sólo tengo dermatititis atópica en las manos sus brotes pueden ser muy intensos, sé de lo que hablo.

Con ambas coordenadas y emulando a todo buen y típico navegador de coche, mi recién estrenado GPS materno (Gran PrimeriZa Solitaria) me llevaba a toda clase de vueltas (en la cama ¡en veZ de dormir entre tomas! Maaaal) y a perderme (entre lecturas interneteras a horas intempestivas… pero no encontré una entrada como ésta, sorry).

Hasta que una ‘noche-día-no sé en qué hora vivía’   llegó una epifanía:

  1. Por mi experiencia con la dermatitis sé que la leche de vaca EMPEORA los síntomas (además de crear mucha mucosidad, atent@s los que no sabéis por qué vuestr@s peques no los sueltan nunca, la BIO menos, la verdad)
  2. La matrona de las clases preparto (eso se lo tengo que reconocer) dijo algo que resonó en mi mente como la más pura revelación en las películas: con eco, con su toquecete artístico de desenfoque flou, con un segundo de retardo… (“-Eso era la falta de sueño, boba).

Si queréis tomar leche que sea sólo por las mañanas, no más allá del desayuno y sin lactosa… para que al bebé no le vaya afectando y al final del día tengan cólicos y malestar…

Zas…blanco y en botella… ¡horchata! (-Reina mora, que no hace falta que vayas siempre con lo de valenciana de pro) Eliminé totalmente la leche de vaca de nuestra dieta: sí, porque se la estaba pasando yo, era muy cómodo comerse 4 yogures cuando no tienes tiempo ni para respirar pero es que casi todo lo que hay en las estanterías de los supermercados la lleva… A parte de la habitual bollería, quesos, helados, etc, la tienes en los fiambres (incluso ibéricos), aperitivos salados, casi todos los panes, la horchata, snif… No queda otra que darse al etiquetismo y a leer se ha dicho.

Hasta el fiambre de cerdo lleva leche... Muuuuuu maaal

Hasta el fiambre de cerdo lleva leche… Y dicen que a su veZ la enriquecen con grasa de cerdo para darle textura… Muuuuuu maaal

Fue dejar la leche de producción industrial y la niña mejoró de manera radical. Ahora, a la espera de resultados de unas pruebas y realiZación de otras y des-car-ta-da la infección de orina (dos veces nos hicieron pasar por ello) con la que mi pediatra tenía fijación a pesar de mi insistencia con que el problema era de gastro (¡el mundo diagnóstico, pruebas y la gran recogida de muestras se merece ¡su propio post!) nosotras seguimos felices cual perdices con leche de almendra, arroZ y avena ECO de marca blanca, de soja prefiero no darle porque es más alergénica, más proclive a ser transgénica y según he leído no saludable a menos que esté fermentada tipo tofu, etc (por cierto, si la avena es recomendada para uso tópico con los eccemas, deduZco que desde dentro ayudará). Tenemos el visto bueno del especialista y por el mundo calcio no me preocupo: todos los cereales para bebés están enriquecidos con calcio y con hierro y muchas de las aguas minerales también (unas más que otras, dense al etiquetismo que compensa).

Lo que tiene de vida pequePeZ están tardando en diagnosticar algo que el instinto de su madre ha hecho que, ya por 15 meses, su pequeña existencia no sea un infierno gastrointestinal (los síntomas eran tan tremendos y todos del sistema digestivo)… Dicho esto, la *pertinente nota:

*

Nunca sustituyas el consejo de tu médico y/o pediatra por lo que leas en un  bló del interné

Nota 2: Pero tampoco dejes de lado tu experiencia de 24h/365 días como madre -por muy primeriZa que te digan que seas- que hay mucho profesional de libro y manual… Pero nada como el instinto maternal ;)
Anuncios

5 pensamientos en “Ñam Ñam hasta los 6 meses

  1. Muy interesante! Había leído sobre el tema pero no conocía a nadie que le hubiera pasado. La verdad es que, como bien dices, hay que taner en cuenta la opinión de los médicos (a ser posible de varios para contrastar), pero como el instinto maternal no hay nada! Y mientras las pruebas llegan (o no) a alguna conclusión, lo mejor es probar a eliminar los alimentos más alergénicos (lácteos, frutos secos, gluten…) y ver qué pasa, y al parecer en tu caso ha sido super efectivo!

    Me gusta

    • Hola Cristina! Gracias!
      Pues sí… mientras voy y vengo por el camino me entretengo: yo, hasta que ell@s tengan a bien darnos certeZas, a cuidar por la felicidad (y bienestar de mi pequeña) que para eso estoy ;)
      BesaZos

      Me gusta

  2. Pingback: Querida Marca, Marquita o Marcaza: | Había una Pez

  3. Pingback: Mi kit de supervivencia para la lactancia | Había una Pez

  4. Pingback: Para muestra un… montón (I) | Había una Pez

¿No te callas ni debajo del agua? Éste es tu momento...escríbe aquí! (y alégrame el día ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s