El ‘otro’ libro viajero: cómo apañarse ante la adversidad

Como pitonisa no tengo precio. Anuncié, en el post de aquel BoBo acopio librero para pequePeZ, que caería y así ha sido…

Una lumbrera, oiga: cantado estaba que El Libro Viajero de la guarde llegaría a nuestras costas de arena dorada y mar en calma -a veces- pero lo que no sabía era que sería ¡¿tan pronto?!

Sin tinta en la impresora, con el portátil fase R.I.P y muchas fotos -de esas molonas- rehenes de un disco duro que andaba por ahí de picos pardos/barra/UCI informática, dispuse hacer ‘lo que saliera’ en el plaZo que podíamos padecer disfrutar, disfrutar… tal tesoro…

“-¿Es una semana, no?

-Dos días… (sonrisa de profe angelical a la que no le puedes negar nada…)”

O·O

Ahí lo tuve, delante. En blanco. Esperándome…

Así pues ¡TuTo (Tutorial Tontorrón) rapidito! sobre cómo saqué mis recursos más tontorrones/facilones por y para salir airosa de este trance (ya, si eso, hacen ustedes cada un@ su balance):

El libro viajero de la guardería

Para preservar, aquí, el anoni-MATO pececillos estratégicamente colocados

Tips

  1. Lo primerísimo… Sigue leyendo